Noticias

¿Qué podemos hacer y para qué sirve la RAM en el móvil?

La memoria RAM (Random Access Memory) es la encargada de almacenar las instrucciones que ejecuta la unidad central de procesamiento. En otras palabras, es un cajón accesible en todo momento por el procesador mientras este hace su trabajo. Se trata de un elemento imprescindible en cualquier sistema informático, sea un ordenador o sea un móvil.

Cuándo utilizamos un celular, normalmente usamos varias aplicaciones a la vez. Entramos a páginas web, miramos videos, chateamos con alguna persona… Y todo estas acciones a la vez sin que nuestro celular se congele, es gracias a la RAM, cuanta más memoria tengamos más fácil será tener abiertas mil aplicaciones de todo tipo. La RAM es la encargada de gestionar las aplicaciones en segundo plano, por lo que ahora es lo mismo tener abiertas decenas de aplicaciones sencillas que tener abiertas decenas de aplicaciones pesadas como pueden ser juegos, multimedia o simplemente páginas webs más completas.

A más aplicaciones abiertas, más memoria necesitaremos

Android siempre se ha caracterizado por potenciar la multitarea y por ello la RAM es un componente muy demandado. Hace unos años cuando teníamos poca memoria en los dispositivos se pusieron de moda los “Task Killers”, afortunadamente dejaron de utilizarse ya que el propio sistema ya gestiona estas tareas. Hoy se usan en un móvil 8 GB de memoria, la cual podremos tranquilamente abrir mil pestañas de Chrome, sin preocuparnos por jugar a la vez a varios títulos y aprovechar al máximo la multipantalla.

 

Mover con soltura juegos más pesados

Los juegos de hoy en día no son los de antes. De hecho, algunos móviles ya han igualado en potencia a las consolas de generaciones anteriores y en consonancia los juegos Android están llegando a esos niveles. Hablamos de videojuegos con gráficos 3D, decenas de misiones y mapas y un peso de más de 2GB, no es de extrañar que los smartphones más potentes vengan con 8GB de RAM.

Si lo que queremos es navegar o escuchar música con un par de gigas de memoria RAM debería bastarnos, pero estos gráficos consumen mucho más. Imaginad que estamos jugando  y nos llega un WhatsApp, lo contestamos y luego se nos olvida y abrimos otro juego. Si queremos acceder rápidamente a varios juegos tan completos, el sistema requiere de mayor memoria para que este proceso sea fluido.

 

Sistema más fluido

La RAM también es responsable de conseguir que el sistema funcione más fluido. ¿Pero no es eso responsabilidad del disco duro y el procesador? No tiene porqué. Muchos fabricantes crean una capa de personalización más pesada pero utilizan la RAM para almacenar el launcher y varios elementos y así su carga sea más rápida. Las animaciones ya están cargadas, los widgets listos…esto consume mucha RAM lo que nos deja menos margen para el resto de tareas, pero como los móviles ya vienen con 4GB o más es una técnica cada vez más común.

 

Edición de imagen y vídeo en pantallas 4K

Visualizar videos, editar fotos y editar vídeo es una tarea mucho más sencilla en cuanta mas memoria RAM. Lo cierto es que cuando se popularice esta potencia algunos creadores como Adobe se pondrán las pilas en mejorar el apartado de edición. Y ojo, porque precisamente los dueños de Premiere y Photoshop hace ya tiempo que están sacando herramientas para móviles.

Si a esto le sumamos la llegada de las pantallas 4K a los móviles, la necesidad de más memoria RAM se hace patente. La resolución sube  y hará falta mayor cantidad de memoria para poder trabajar y editar. Una tecnología va ligada de otra, los 8GB pueden parecer excesivo para hoy pero muy necesarios para compaginarse con el resto de especificaciones que también mejoran.

Los smartphones siguen evolucionando en parte porque la RAM nos permite efectuar nuevos tipos de tareas.

Aquellos usuarios que utilicen el móvil para navegar por internet y consultar redes sociales es posible que no necesiten tanta memoria, pero de la misma forma que los teléfonos evolucionaron a smartphones, con tanta RAM nuestros Android pueden convertirse en pequeños ordenadores. Y lejos de echarnos atrás, observamos esta mejora tecnológica con entusiasmo.